lunes, septiembre 03, 2018

Cómo Lázaro



Cómo Lázaro,
resucitó cada día,
de esta prolongada muerte
en la que se convirtió mi vida.

Buceo en el mar del desencanto.
con la desesperación por compañía
sin el aire que me asista
y  la asfixia de no sentir la brisa.

He perdido de nuevo,
algo que nunca tuve,
que solo, soñé tener…
y fue, agua escurridiza.

No aprendo…y tropiezo a cada paso
debo volver a mi tumba,
reposar en la tierra que me acoge,
 no soñar que estoy viva.

Porque muerta…
es mejor que estar herida.

 Reme Gras.
Derechos reservados.



2 comentarios:

José Valle Valdés dijo...

Se me da muy bien el poema, amiga. Siempre es un gusto leerte.

Abrazos

Siloe Sombra dijo...

Gracias por tú fiel visita José, Muy amable.
Reme.

SILOE @ copyrights