lunes, septiembre 03, 2018

Cómo Lázaro



Cómo Lázaro,
resucitó cada día,
de esta prolongada muerte
en la que se convirtió mi vida.

Buceo en el mar del desencanto.
con la desesperación por compañía
sin el aire que me asista
y  la asfixia de no sentir la brisa.

He perdido de nuevo,
algo que nunca tuve,
que solo, soñé tener…
y fue, agua escurridiza.

No aprendo…y tropiezo a cada paso
debo volver a mi tumba,
reposar en la tierra que me acoge,
 no soñar que estoy viva.

Porque muerta…
es mejor que estar herida.

 Reme Gras.
Derechos reservados.



miércoles, agosto 15, 2018

Arañando



Atrapó las briznas del viento,
ganando para mí el aire que respiro,
el oxígeno que me niegan
la paz que no hayo.

Y arañó la tierra buscando,
la vitalidad que escapa
de este cuerpo ajado
desvirtuado y herido.

Busco el refugio en la palabra,
que es manantial de sabiduría,
saciando mí ignorancia
retorno al origen de mi angustia.

Y dejó que me cubra el olvido,
para que restañe la herida
que cicatrice el dolor,
antes que agonicen mis días.


Reme Gras.
Derechos reservados



lunes, julio 09, 2018

Saturada de lluvia


Empapada de vacío,
de esa lluvia que no moja,
que brota de  dentro a fuera,
tallando surcos en las mejillas.

Sin  la voz, que agonizó de acallarla,
de no decir las verdades,
_Las mías_ por supuesto.

Nadando contra la corriente,
 en un rio que ya murió,
sin el futuro prometedor,
ni un pasado glorioso.

Vuelvo a cerrar las puertas,
las ventas y contraventanas,
busco, la oscuridad que me cobije,
la ausencia de ruido.

Y marco la distancia,
entre el no vivir…
y el estar ya muerta.

 Reme Gras.
Derechos reservados.


martes, junio 26, 2018

El mar


Llevaba el mar en sus ojos,
aunque su color fuese oscuro,
volvía siempre a él…
Único útero que conocía.

Allí, sumergida volvía a renacer,
se liberaba su espíritu
regeneraba su alma…
La vida cobraba sentido.

Era el mar, su madre,
el viento el padre que la engendro,
hermana de las olas…
Enamorada del cielo.

Añoraba ser pez,
 perderse en las profundidades,
y vivir entre el coral y las estrellas.

Hasta que su espíritu reposara…
Entre el cielo y la tierra.

 Reme Gras.
Derechos reservados.


jueves, junio 14, 2018

Suicidio


Hoy mi mente me estalla,
miles de lucecitas en mi cerebro
reclaman paz eterna,
placentera oscuridad.

En cascada, desean apagarse,
 lo poco o mucho que lucen.

Mis ancestros desde el otro lado…
Me reclaman, me hablan,
quieren compartir su historia,
el  porqué de su huella en la tierra,
y la razón de su marcha.

Y el “yo” de dentro que los escucha
los comprende y los ama…
quiere volverse viento,
acariciarles la cara,
decirles que ya no importa,
lo que a la tierra les atara.

 Que el mundo muere,
 junto a sus esperanzas.

Hoy quiero morir un poco,
y descansar en la playa
y que la mar me sumerja,
me limpie el cuerpo y el alma.

Porque vivir no quiero…
¡Ni pensar en  nada!

Reme Gras.
Derechos reservados.


SILOE @ copyrights