miércoles, diciembre 05, 2018

Aflorando


Aflora mi sonrisa
escapa sin contención
en cascada liquida
por las grietas de mi boca.

Intento contenerla
apretando los labios
mordiendo la lengua
pero es inútil, no hay modo,
sale al aire, tan ligera y fresca.

Irreverente y descarada,
cómo natural y lógica
nada puede con la verdad
que  la viene a provocar…

Generosidad quieres pedir,
desatando mi hilaridad…
insultando mí  inteligencia,
acaso porque intuyes que no la tenga.

No pidas algo que no das…
no prediques algo que no ofreces,
no olvides que hablas con gentes culta,
no agravies, no ofendas, no mientas.

Reme Gras.

Derechos reservados.



viernes, noviembre 23, 2018

Si la oscuridad...


Si la oscuridad…

Si la oscuridad no fuera tan profunda,
los desencuentros tan frecuentes,
las almas tan míseras y duras…
el dolor, tan cercano al corazón.

Si las palabras _las propias_
nos dolieran en primera persona,
nos escucháramos en el adentro,
no de frente a frente.

Tal vez el respeto, afloraría…
quizás lo que te ofende sería admitido,
mascado y auto infringido,
cómo el azote mismo que sale de tu boca.

Que no soy yo quien habla, ni escribe…
es el desconocimiento de uno mismo,
la patraña de una boca sin hueso,
el egoísmo de tu entraña.

Olvidas mirarte al espejo cuando me condenas,
solo ves tu propia imagen,
idealizada y soberbia…
y enormemente sobre dimensionada.

Reme Gras.

Derechos reservados.



lunes, septiembre 24, 2018

Rota por dentro


Rota por dentro.

Aunque siga en pie,
con la fragilidad de un tallo
me aferro a mí sentir,
porqué, sólo soy yo, quien me padece.

Fraccionada en miles de trozos,
me desgarro en piezas que no encajan
no entiendo mi destino,
ni lo quiero, ni lo busco…

A veces, soy hoja de papel en blanco,
otras, soy un compendio de letras,
sin sentido… ni orden.

Sólo sé, que me pesan los ojos,
que se agostaron antes del otoño,
y no esperan retoñar en primavera.

Aún sigo en pie…
aunque esté rota por dentro.

 Reme Gras.
Derechos reservados.


lunes, septiembre 03, 2018

Cómo Lázaro



Cómo Lázaro,
resucitó cada día,
de esta prolongada muerte
en la que se convirtió mi vida.

Buceo en el mar del desencanto.
con la desesperación por compañía
sin el aire que me asista
y  la asfixia de no sentir la brisa.

He perdido de nuevo,
algo que nunca tuve,
que solo, soñé tener…
y fue, agua escurridiza.

No aprendo…y tropiezo a cada paso
debo volver a mi tumba,
reposar en la tierra que me acoge,
 no soñar que estoy viva.

Porque muerta…
es mejor que estar herida.

 Reme Gras.
Derechos reservados.



miércoles, agosto 15, 2018

Arañando



Atrapó las briznas del viento,
ganando para mí el aire que respiro,
el oxígeno que me niegan
la paz que no hayo.

Y arañó la tierra buscando,
la vitalidad que escapa
de este cuerpo ajado
desvirtuado y herido.

Busco el refugio en la palabra,
que es manantial de sabiduría,
saciando mí ignorancia
retorno al origen de mi angustia.

Y dejó que me cubra el olvido,
para que restañe la herida
que cicatrice el dolor,
antes que agonicen mis días.


Reme Gras.
Derechos reservados



SILOE @ copyrights