sábado, septiembre 20, 2014

Intimo desencuentro



 No hay color que deslumbre…
no hay, estrella que caliente,
 solo existe el frío glacial,
 del certero desencuentro.

 La mentira es la única que brilla…
lo que ilumina el rutilante firmamento.

Es la eterna y humana lasitud…
arrastrar el incesante grito,
 la llamada de auxilio,
aún Dios sordo.

 Estamos solos frente a nosotros mismos,
 Dios se limito a crear…

 Nosotros somos los artífices de la soledad,
los auténticos dioses del Olimpo,
los héroes del desencuentro,
 de la maldad, del odio...

Dueños de la mentira y el engaño.
solos frente a nosotros mismos.


Reme Gras.

Derechos reservados.


6 comentarios:

Pastora dijo...

Amiga tus letras siempre son extraordinarias aunque se siente la desesperanza y la necesidad que que todos seamos un poco mejor.

Abrazos. Pastora.

Luis de la Rosa dijo...

Efectivamente, estamos solos frente a nosotros mismos. Pero el hombre es imperfecto, no como la idea de Dios, que es la de un ser perfecto, y una de esas imperfecciones es la mentira y la maldad.

Tu poema, de todas maneras, expresa ese sentimiento de desolación por estar rodeados de falsedad de una manera muy ambiciosa y convincente.

Siloe Sombra dijo...

Tal vez haya desesperanza en mis versos... pero es que la realidad es a veces descorazonadora...Gracias por tus huellas mi querida Pastora.
Un beso.
Reme.

Siloe Sombra dijo...

Gracias por tus palabras en mi trabajo Luís... un placer tu visita.
Reme.

José Valle Valdés dijo...

Te ha quedado muy bien, amiga. Discursa con buen ritmo y decir.

Abrazos

Siloe Sombra dijo...

Gracias por tus huellas José...
Un abrazo.
Reme.

SILOE @ copyrights