jueves, junio 14, 2018

Suicidio


Hoy mi mente me estalla,
miles de lucecitas en mi cerebro
reclaman paz eterna,
placentera oscuridad.

En cascada, desean apagarse,
 lo poco o mucho que lucen.

Mis ancestros desde el otro lado…
Me reclaman, me hablan,
quieren compartir su historia,
el  porqué de su huella en la tierra,
y la razón de su marcha.

Y el “yo” de dentro que los escucha
los comprende y los ama…
quiere volverse viento,
acariciarles la cara,
decirles que ya no importa,
lo que a la tierra les atara.

 Que el mundo muere,
 junto a sus esperanzas.

Hoy quiero morir un poco,
y descansar en la playa
y que la mar me sumerja,
me limpie el cuerpo y el alma.

Porque vivir no quiero…
¡Ni pensar en  nada!

Reme Gras.
Derechos reservados.


6 comentarios:

Esencia dijo...

Tremendo poema Reme

Teo Revilla Bravo dijo...

Es un poema en el que los sentimientos revelados tan armoniosamente en cada verso, parecen saltar al lector como algo propio que le es vital. Creo que todos pasamos por momentos en que la vida necesitaría renovarse de otra manera, nacer a ella de otra forma más clara y limpia donde la sociedad no nos haga tanto daño y la sensibilidad quede prendida de la belleza. Como en este poema.
Gracias amiga Reme.

Siloe Sombra dijo...

Lo es Esencia... como vivir.
Gracias.
Reme.

Siloe Sombra dijo...

Gracias Teo, tardo en responder porque no me llegan las notificaciones he cambiado en correo a ver si consigo que lleguen bien, me gusta responder y agradecer el tiempo que me regalais.
Tú ya vas conociendo mi fondo en palabras y a veces escribir así nos salva de hacerlas.
Mi respeto y admiración por tu obra.
Un abrazo.
Reme.

José Valle Valdés dijo...

Me resulta un bien logrado poema existencial, amiga. Discursa de maravilla. Estupendo.

Abrazos

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias José por dejar huella de tu paso. Tardan en llegar los avisos de las visitas. Disculpa mi tardanza en responder.
Reme.

SILOE @ copyrights