lunes, diciembre 04, 2017

No son lágrimas

Cuando ya no quedan lágrimas,
y de los ojos siguen manando ríos,
humedades, oscuras y tibias
que llagan la piel a su paso.

No son lágrimas de sal,
es un continuo manantial de desaliento,
desprendido de lo más intimo
rasgando la carne devastada.

Humedad que se evapora con el tiempo,
pero rebrota con fuerza ante el recuerdo
desvelando su secreto…
que sigue viviendo, aunque haya muerto.

No se compadecen las lágrimas,
y corren a raudales por su seno,
sin perturbar su discurrir
hasta agotar su hontanar principal.


Reme Gras.
Derechos reservados.

8 comentarios:

Marina Collado Prieto dijo...

Hay momentos en los que pensamos que de tantas lágrimas como hemos derramado ya no quedan. Muchas veces nos preguntamos sorprendidas de dónde siguen saliendo. Unas bellísimas letras Reme...tocando siempre las fibras.
Besos y abrazos todos querida amiga.🌹😘❤

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias por tu huella Marina...
Besos.

Carmen Silza dijo...

Es cierto, querida Siloe, parece como si se agotase esa fuente de lágrimas, y no es así, lo que ocurre es que con los años aprendemos a no llorar por minucias, cuando realmente nos apuñalan el alma, esa fuente vuelve a brotar con fuerza, y es bueno llorar.
Como siempre es un placer oirte y leerte.
Un besazo.

Beto Brom dijo...

Cuando ellas brotan, y siempre sin desearlo, confunden nuestros sentimientos, y es por ello que es difícil evitarlas.

Un gustazo escucharte, amigaza.
Cariños van en camino...

Mayte Dalianegra dijo...

Hermoso y muy sentido poema sobre ese dolor profundo que las lágrimas desvelan aun cuando los ojos no quieran. Lo comparto con mucho gusto, querida Reme. Besos, poetisa.

Siloe Sombra dijo...

Gracias por tu huella Carmen, un abrazo.
Reme.

Siloe Sombra dijo...

Viajan mis cariños de vuelta Beto... junto a mi gratitud.
Reme.

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias Mayte... feliz de verte en mi espacio.
Reme.

SILOE @ copyrights