domingo, julio 17, 2016

La incomodidad del existir.


Ser una raíz al viento,
sin que se pueda abrazar a la tierra
sin esa ancla que profundiza y ahonda,
arañando la superficie de las cosas.

Perfilar un lugar que no encuentras,
aunque escarbes en piedra,
o rompas el impenetrable acero
sin arraigo, sin historia, sin futuro.

Solo un perfil raido y amargado,
con el tinte oscuro de la duda
y el amarillento pardo de la vejez,
en una piel que se rinde al tiempo.

No me cubre la luz…
ni me abraza el sol,
no florecen mis yemas,
ni estallan mis frutos, aún en primavera.

Soy la incómoda presencia que se rehúye,
la luz que no calienta conciencias,
una  voz discordante,
en un coro de sordos que vocean.


Reme Gras.
Derechos reservados.

5 comentarios:

MARIA CRISTINA dijo...

Precioso poema Remes, fue un gran gusto leerte.
Abrazos desde Argentina amiga poeta.
María Cristina

DESDE MIS SILENCIOS dijo...

Es un gran gusto leerte siempre querida poeta
Abrazos argentinos desde mi corazón al tuyo
María Cristina

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias por tu lindo comentario y dejar tu huella en mi espacio.
Un abrazo desde España a mi querida tierra argentina, donde tantos amigos tengo.
Reme.

Marina Collado Prieto dijo...

Precioso poema Reme...todo un placer leerte amiga. Besos y abrazos!!!

Siloe Sombra dijo...

Gracias Marina... un gusto tu visita a mis letras...
Besos.
Reme.

SILOE @ copyrights