lunes, junio 27, 2016

Lluvia ácida


Gotas que no caen del cielo
gotas, que queman la piel,
que esculpen surcos en una herida putrefacta
ahondando lo que ya de por si, es profundo.

Por una culpa ya pagada…
de una cuenta ajena,
que araña la entraña de la inocencia
es la crónica de una agonía anunciada.

Gotean los ojos…
algo que ya no es lágrima,
es ácido convertido en llanto.

Y el mundo sigue su lento caminar,
entre la luz y la sombra,
abocado a su fin, empapado en lluvia ácida.


Reme Gras.
Derechos reservados.


5 comentarios:

Marina Collado Prieto dijo...

Los sinsabores al final se co vierten en lluvia de ácidas lágrimas...preciosas letras Reme. Besos y abrazos amiga!!!

Siloe Sombra dijo...

Gracias Marina por tu constancia en visitarme... mi abrazo.
Reme.

Marina Collado Prieto dijo...

Con tus letras siempre cobsigues llegar a mis fibras más profundas y sensibles. Gracias a ti amiga.

Amílcar Luis Blanco dijo...

Excelente poema!!! Hay una lluvia, un llanto, un sudor, ácidos, que insisten en profundizar heridas.

Siloe Sombra dijo...

Gracias por tu visita Amílcar...todo un honor tu huella en mis letras.
Mi abrazo.
Reme.

SILOE @ copyrights