viernes, julio 03, 2015

Extraviada

Viajo al pasado,
en  alas de lo vivido y olvidado,
allí donde la mente se pierde,
buceando en detalles difuminados.

Y lo etéreo se hace presente,
en tonos sepia,  tal vez gris…
dentro de un opaco anochecer,
que no deja ver con claridad.

Y me pierdo en lo ya superado,
en esas minucias indescriptibles,
que laceran el corazón…
haciéndolo sangrar de nuevo.

Esa lucha férrea, a veces inhumana,
nadando contra la corriente y el miedo,
provocando un alocado latido,
el sentimiento de lucha estéril.

La vida no regala nada,
ningún esfuerzo es recompensado,
solo se sube un escalón.

Otro, que sumar a la elevada montaña rusa…
mientras me pierdo en el laberinto del recuerdo.

 Reme Gras.
Derechos reservados.

6 comentarios:

Malania Nashki dijo...

"ningún esfuerzo es recompensado", particularmente creo que sí, que llega sin darnos cuenta, porque la recompensa está en uno mismo, en la alegría de palpitar nuestros logros. Quizá no llegue la recompensa económica pero sí la del corazón.
Muy buen poema.

Siloe Sombra dijo...

Gracias por tu comentario Malania... yo creo que lo bueno y lo malo llega por que pasa de todo en la vida, pero no por recompensa, hay gente noble que vive su vida honestamente y jamas vio la suerte de frente, en cambio hay que vive sin preocuparse de nada y vive tan ricamente... solo son circustancias.
Un beso.
Reme.

Carmen Silza dijo...

No hay mejor recompensa que la que nos damos a nosotros mismos...
Una puerta se cierra y otra se abre, siempre es así...
Un abrazo enorme Reme.
Feliz lunes.

Siloe Sombra dijo...

Un abrazo Carmen... gracias por tu huella en mi trabajo.
Un beso.

José Valle Valdés dijo...

Me resulta un poema bien logrado con buen gusto, amiga.

Abrazo

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias por tu huella José... un abrazo.
Reme.

SILOE @ copyrights