lunes, mayo 04, 2015

Intacto

Con el corazón intacto,
como si nunca hubiera sido herido,
como si al  arrancarle las piedras,
no hubiera sangrado.

Inalterable…sin contaminar,
con esa sonrisa impecable,
que ilumina el rostro,
y ensancha el alma.

Con el sentimiento de serenidad,
bordado en las pestañas,
y la mirada en el horizonte lejano.

Renaciendo a la conciencia,
después de bajar al infierno,
de haber muerto… y resucitado.

Después de una vida entera,
el corazón renace…
Intacto.


Reme Gras.

Derechos reservados.

6 comentarios:

Argonauta Dalianegra dijo...

A veces, como en este caso del que nos habla tu bello poema, el corazón puede mantenerse intacto a pesar de las heridas.
Comparto, mi querida Reme. Besos:-))

Rodar y volar Carmen Silza dijo...

Esta vida es solo eso, un continuo morir y resurgir...dibujado bello y dulce como es usual en todos tus poemas.
Un placer leerte siempre Reme.
Gracias por tu presencia, la cual valoro, amiga.
un fuerte abrazo y feliz martes.
Besos.

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias Mayte... un abrazo.
Reme.

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias Carmen... como yo valoro tus visitas... he puesto en mi perfil de blog uno de tus blog no si si lo habras visto...
Un abrazo enormeeee
Reme.

José Valle Valdés dijo...

Se me da muy bien logrado el poema, amiga. Discursa muy bien, y con belleza de imágen.

Abrazos

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias José... un abrazo.
Reme.

SILOE @ copyrights