martes, febrero 03, 2015

La trampa.


La vida serpentea…
tiene sinuosas maneras de embaucarnos.

Nos seduce con promesas...
de felicidad eterna,
de mieles infinitas.

Son trampas invisibles,
pozos profundos donde caemos,
mentiras veladas,
sin posibles salidas.

Nos entregamos a la vida…
ciegos y sordos,
como si esta fuera infinita.

Derrochamos sus minutos,
malgastamos sus bendiciones,
devastamos sus tesoros.

Y esa es su trampa…
nos hace olvidar que es finita,
que sus minutos son contados,
que la perderemos irremediablemente,
cuando más ansiosamente la anhelamos.


Reme Gras.

Derechos reservados.

4 comentarios:

Juan Carlos Galan dijo...

Hermoso poema, Siloé. Con la música de piano su lectura es mucho más hechizante.
Me gusta esta manera de presentar la poesía

Siloe Sombra dijo...

Muy amable Juan Carlos... lo cierto es que la música es el marco perfecto para potenciar la palabra... tanto escrita como recitada. Y es mi segunda gran pasión... bienvenido a mi espacio.
Un abrazo.
Reme.

Beto Brom dijo...

Tus apreciaciones son interesantes... llenas de cautela y quizás un poco de incertidumbre.
Me ha gustado leerte, poetisa.
Abrazotes, amigaza
B.B.

Siloe Sombra dijo...

Gracias por tu visita Beto...
Un abrazo...
Reme.

SILOE @ copyrights