viernes, octubre 04, 2013

De nácar y cristal.


Recojo velas…
pliego vestiduras,
cierro puertas y ventanas.

Me vuelvo a mi concha de nácar,
con rendijas de cristal.

Y reemprendo el letargo,
ese dulce y reparador sueño.

A salvo de indiferencias,
de frialdades y silencios.

Ya ni duele…
solo certifico mi quimera.

Y no deseo mas batallas,
no más historias de miedos,
ni de bellas promesas.

Solo un rincón cálido,
rodeado de bellas melodías,
de hermosos versos
y el reposo absoluto y reparador.

Dejo la guerra para otras gentes,
yo solo deseo vivir en paz…
deseo mi muerte… en Paz.


Reme Gras.

Derechos reservados.

2 comentarios:

José Valle Valdés dijo...

Dices muy bien y con gusto, amiga. Así sea.

Beso

SILOE dijo...

Gracias siempre José... es de agradecer tu visita constante a mis letras.
Un beso...
Reme.

SILOE @ copyrights